La Vall de Llémena, uno de los lugares naturales mejor conservados de la provincia de Girona, recibe su nombre del arroyo de Llémena, que la atraviesa desde la cabecera hasta su desembocadura en el Ter, a su paso por Sant Gregori. En el entorno del arroyo gira la vida de sus municipios, Canet d’Adri, Sant Aniol de Finestres, Sant Gregori y Sant Martí de Llémena, por donde se extienden pequeños pueblos, y antiguos vecindarios.

Qué Visitar
1. Girona

Els Masos de Caula está a sólo 15 minutos en coche de la histórica ciudad de Girona donde el sugestivo barrio judío del Call, uno de los mejor conservados de todo el mundo, impacta a los visitantes con su laberinto de callejuelas y patios. Tampoco puede dejar de ver las casas del Onyar, los Baños Árabes, el eixample Medieval y las muestras de arquitectura Modernista y Noucentista tan presente en el paisaje urbano de Girona.

2. Banyoles

El lago es el origen y el principal signo de identidad de la ciudad de Banyoles. Junto con su cuenca está considerado como el conjunto más extenso de la Península Ibérica y un espacio único de gran valor geológico, ecológico, paisajístico y cultural. Encontrará zonas de baño, alquiler de barcas de remo, salidas en kayak o, si prefiere, alquiler de bicicletas para pasear por sus alrededores.

Para más información visita: Turisme Banyoles

3. La Garrotxa y el Parque Natural de la zona volcánica de la Garrotxa

A sólo 3 km, entramos en la Comarca de la Garrotxa, donde podrá practicar todo tipo de actividades en plena naturaleza y donde se encuentra El Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa con 38 conos volcánicos y más de veinte coladas de lavas. Acoge el Croscat, el volcán más grande y más joven de la península Ibérica.

Tiene una vegetación exuberante, de más de mil especies en un territorio de encinares, robledales y hayedos. Imprescindible visitar La Fageda d’en Jordà.

Para más información visita: Turisme GarrotxaVol de coloms

4. Peratallada y Pals en el Baix Empordà

La villa de Peratallada es un conjunto medieval de notabilísimo interés. Se trata de un núcleo que presenta la estructura medieval típica: callejuelas de piedra estrechas e irregulares cerradas por un complejo sistema de murallas. Sobresale también la torre maestra del castillo.

La parada en el municipio de Pals también es obligatoria e incluye la visita de su núcleo monumental. Se trata de un núcleo medieval, elevado sobre una colina que conserva la estructura y el trazado típicos de aquella época. Las callejuelas estrechas, las torres y los edificios confieren a esta villa un interés monumental incuestionable.